Suave


Era diferente a todo lo demás, parecía suave, su aroma incluso y su  color. Tenia la piel tan blanca, que sus venas eran igual a un mapa que serpenteaba en todas direcciones. Su pelo, era rojizo, me daba miedo mirarla, parecía tan suave igual que la seda, no quise tocarla, me daba miedo su fragilidad.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s